sábado, 18 de abril de 2009

“El humor me sale más barato que el psicoanálisis”


Por Victoria Giuliano
Foto: julieta De Marziani
Esta noche, a las 21.30, Yo, Carlos Sánchez sube al escenario en el Teatro La Nonna (47 esquina 3) para hacer reír a más de uno con su unipersonal de música y humor. Reconocido como uno de los humoristas más destacados de la Argentina, llega a la ciudad de La Plata con mucha nostalgia por aquello que él mismod efine como sus "veinte mejores días de vida".
Ante el requerimiento, el humorista recuerda: "Conocí a una chica hermosa cuando tenía diecinueve años que me quemó la cabeza para venir a estudiar a La Plata. Yo soy de Bahía Blanca, así que era todo un esfuerzo venir hasta acá, y mis padres no estuvieron para nada de acuerdo con que lo hiciera. Una tarde, mi viejo me dio un sobre bastante abultado y me dijo: 'Lo único que te pido es que te quede algo para la vuelta'. A los veinte días estaba de vuelta en Bahía". Y Sánchez deja de lado la melancolía para fundirse en uyna amplia carcajada.
–¿Cómo definiría el show que realiza?
–Es un espectáculo humorístico, musical. Por él ronda el humor por todas las cosas de la vida y especialmente de mi vida, que es con lo que yo me divierto arriba del escenario, hablando cosas de mí. Haciendo un humor internacional, cantando. En este nuevo espectáculo hago tres o cuatro temas que transitan entre la salsa romántica y el tango. En realidad, para hacerlo, tenía otro título para el show. Este que lleva ahora me parecía un poco egocéntrico. Se llamaba Menudo humor, pero cedí los derechos de autor a otra persona y no resultó. Así que, ahora me quedé con esta denominación.
No, si vua ser humorista. Reconocido por un humor típicamente cordobés, Carlos Sánchez se presenta además en aquellos eventos sociales en que la gente lo requiera. Su carrera artística comenzó como cantante ganando en el Festival de la Canción en Trujillo, Perú.
La participación durante cuatro temporadas seguidas en Café Fashion por Canal 9, lo puso en la pantalla chica ampliándole el espectro de público seguidor de sus presentaciones.
–¿Cuándo comenzó con las presentaciones de Yo, Carlos Sánchez?
–Con este título empezamos el fin de Semana Santa en la costa: Mar del Tuyú, Santa Teresita, San Clemente, Mar de Ajó. Por suerte nos fue muy bien y tuvimos mucha repercusión. Para el 28, está pautada la grabación de un CD, así que veremos cómo nos va.
–El guión del espectáculo, ¿está escrito por usted?
–Sí, tiene mucho de mi historia personal. Me divierto, me sale más barato que el psicoanalista. Mi vida no ha sido fácil, quedé viudo muy joven y a partir de ahí tuve mucha terapia, hasta que les di el alta a mis psicoanalistas y ahora mi terapia es el escenario. Yo debo ser el único tipo en el mundo que pasó por todos los estados soltero, separado, divorciado, viudo, de novio, y finalmente cornudo, y ahí terminé.
–Existe el mito de que los humoristas arriba del escenario hacen reír todo lo que no pueden reír ellos en la vida real. ¿Es cierto?
–El 90 por ciento de los humoristas tuvieron infancias carenciadas, con falencias. Y abajo del escenario deben recordar con tristeza todo lo que vivieron. Debe ser por eso que, como siempre dice Raúl Portal, son caracúlicos. Yo tuve una infancia con un padre maravilloso. Tanto que, después de muchos años de haber fallecido, todavía me cuesta hablar de él. Un amigo y un tipo fantástico.
–¿Qué recuerdos actorales tiene de esta ciudad?
–Estuvimos en el Coliseo Podestá con Beto César haciendo el festival del chiste, después con Café Fashion y después vine solo al teatro La Nonna muchísimas veces. Y el público siempre respondió muy bien. Lo que se está dando ahora, que antes tenía un público grande y ahora es un público muy heterogéneo, lo vivimos así en la costa para Semana Santa: parejitas jóvenes y gente grande. Esperemos que acá se acerque mucha gente también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada