martes, 7 de abril de 2009

Stabat Mater sonará hoy en San Ponciano


Por Lucía Zapata
La Camerata Académica del Teatro Argentino, bajo la dirección de Guillermo Brizzio, realizará hoy y mañana dos conciertos. Interpretarán Adagio y Fuga para cuerdas, K. 546, de Wolfgang A. Mozart, y el Stabat Mater, de Giovanni Battista Pergolesi. Esta última pieza contará con la participación como solistas de la soprano Ana Laura Menéndez y la mezzosoprano María Florencia Machado, además de la intervención como organista de Armando Fernández Arroyo.
Aquellos que quieran disfrutar de estas piezas, tendrán dos oportunidades en dos escenarios distintos. Esta noche el concierto se ofrecerá a las 20, en la Basílica de San Ponciano (48 entre diagonal 80 y 5) con entrada libre y gratuita, la otra presentación será mañana a las 20 en la Sala Astor Piazzolla del Teatro Argentino (51 entre 9 y 10) con entradas a precios populares.
El encargado de dirigir ambos conciertos será Guillermo Brizzio, quien durante su carrera ocupó diferentes cargos en la actividad musical: fue director de estudios del Teatro Argentino de La Plata (1977/1979); director titular de la Orquesta Sinfónica de Bahía Blanca (1980/1985); dos veces director artístico del Teatro Argentino de La Plata (1985/1986, 1992/1993) y director de estudios del Teatro Colón (2005 / 2007). En 1997 fue invitado por el Theater & Philharmonie Essen, de Alemania, Aalto Theater, participando en sus temporadas de ópera. Y para Buenos Aires Lírica dirigió Macbeth de Verdi (2004), Der Freischütz de Weber, Le nozze di Figaro (2005), Faust (2006) y El holandés errante (2007).
Ahora, Brizzio dirigirá la Camerata Académica del Teatro Argentino.
Con respecto a la primera de las dos obras que se tocarán, Adagio y Fuga para cuerdas, K. 546, de Wolfgang A. Mozart, el violinista Roberto Rutkauskas, del Cuarteto Vivace, la definió como "una de las obras más complejas e interesantes del repertorio de música de cámara mozartiano; un adagio y fuga de una complejidad contrapuntística y una audacia armónica como se ve en pocas obras de su autoría". Y agregó: "Se trata de una obra de madurez -si cabe, debido a su corta vida- incluido en su grupo de obras "masónicas", dentro de un contexto muy especial, ya que Mozart era masón y dedicó muchas de sus más importantes obras a este culto, entre ellas nada menos que La flauta mágica".
La Camerata también interpretará el poema latino Stabat Mater (Estaba la madre), en forma de secuencia. Esta pieza se le atribuye comúnmente a Jacopone da Todi, un fraile franciscano que vivió en el siglo XIII y murió en 1306, pero como no ha podido confirmarse su autoría, se puede decir también que el poema es anónimo.
El poema es una secuencia que consta de diez pares de estrofas de tres versos, parecida a la más extensa Dies irae para la misa de Difuntos, constituye una conmovedora meditación sobre el sufrimiento de la Virgen María durante la crucifixión de Jesús y terminó convirtiéndose en una de las plegarias devocionales más difundidas.
Aunque numerosos compositores de muy diferentes épocas y estilos se inspiraron en el Stabat Mater (como por ejemplo figuras de la talla de Palestrina, Scarlatti, Vivaldi, Rossini, Liszt, Dvorak, Szymanowski, Poulenc y Penderecki), de todas las obras resultantes, la más célebre es la de Giovanni Battista Pergolesi, que es la que se escuchará hoy y mañana a cargo de La Camerata del Teatro Argentino. Este compositor nació en Jesi, en el año 1710 y fallecido en Pozzuoli (Nápoles), en 1736. A pesar de su corta edad, el italiano cultivó con igual pericia los géneros religiosos y los profanos (La Serva Padrona, por ejemplo, otra de sus creaciones perdurables, sigue siendo considerada un auténtico modelo dentro de la ópera bufa). Su conmovedor Stabat Mater, máxima muestra de la originalidad y la belleza que Pergolesi era capaz de alcanzar, fue escrito cuando el joven autor ya se encontraba al borde del sepulcro, sumido en la miseria y el abandono.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada