domingo, 19 de abril de 2009

La Portuaria en La República de los Niños

Por Miguel Graziano
La Portuaria llega hoy a las 18 a La República de los Niños (Belgrano y 501) con su nuevo disco, La vaca atada, para cerrar el ciclo de rock que abrió Hilda Lizarazu y continuaron Leo García y Dante Spinetta. Con La vaca atada, La Portuaria se encuentra ante su décimo disco, reencuentro de por medio. En su nueva formación, Diego Frenkel, Sebastián Schachtel y Colo Belmonte sumaron a Christian Basso en bajo (co-fundador del grupo y quien, junto a Frenkel, compuso "Selva" y "El bar de la calle Rodney"). También regresa Alejandro Terán y se suma el trompetista Miguel Angel Tallarita. Diego Frenkel habla de esta vuelta.
–¿Reencontrarse con los otros músicos es una manera de reencontrarse con usted mismo?
–Hay lugares que son inmutables en cada uno de nosotros. En ese punto es en el que nos reencontramos: en la esencia, que es algo que nos une. Además, todos crecimos y estamos maduros, porque seguimos con nuestras cosas y ahora podemos volver a disfrutar estar juntos con la misma energía vital que antes.
–¿Cómo definiría el nuevo disco del grupo?
–Como súper contundente, poderoso y bailable, con acento en la calle y el mundo. Más transgresor en el sentido de lo lúdico, el juego y la libertad. Esas son las características. Tiene bien marcada la infancia como lugar.
–¿El arte brinda esa posibilidad de volver a la infancia que otras actividades limitan?
–En el disco jugamos a abrir espacios de la percepción que muchas veces están cerradas para los adultos.
–Otra vez están nominados para los premios Gardel al mejor álbum de grupo pop...
–¡Sí! Ganamos con 10.000 kilómetros y con Río (con el ex Talking Heads David Byrne como invitado) Ojalá se repita. En este momento de la banda, estar nominados ya es una alegría mayor.
–¿Ya tocaron en la República de los Niños?
–Creo que estuvimos ahí hace unos 16 años. Tengo algún recuerdo, pero Hilda Lizarazu estuvo hace poco y nos contó que el lugar está buenísimo.
Veinte años después de salir a la ruta con Rosas rojas (1988) y después del acústico Río (2005), La vaca atada reconecta a la banda con sus raíces funk, disco y afro con la percusión y los vientos ensamblados con melodías inconfundiblemente portuarias, bailables y pegadizas. Frenkel adelantó que presentarán el disco y repasarán todo el repertorio. Algo que se verá potenciado por el regreso de los viejos integrantes. A los segurísimos "El bar de la calle Rodney" y "Selva" se sumarán "Nada es igual", "Devorador" y "Baby".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada